«Bigger»: Joe Weider y su historia de fisicoculturista empresario

Hoy día, los ejercicios con pesas no solo son practicados por los fisicoculturistas, sino prácticamente por todos los deportistas sin importar su disciplina, pues a lo largo de los años se ha demostrado que los entrenamientos de fuerza constituyen el complemento ideal para mejorar el desempeño de futbolistas, nadadores, corredores o basquetbolistas, por ejemplo.

Los ejercicios de fuerza, cuya importancia es hoy incuestionable, no siempre fueron bien vistos por deportistas y entrenadores, pues para muchos eran innecesarios, como muestra “Bigger”, película de 2018 dirigida por George Gallo sobre la vida de Joe Weider (1919-2013), fundador de la revista Muscle & Fitness, una de las publicaciones sobre acondicionamiento físico más influyentes de la historia, y de un emporio que también abarcó pesas y complementos alimenticios para fisicoculturistas.

Tyler Hoechlin encarna a este visionario canadiense que dio forma al mundo fitness como lo conocemos hoy. Esta cinta, que pueden encontrar en internet, nos enseña cómo desde su infancia se sintió atraído por el desarrollo muscular. Fue así que, improvisando su equipo de pesas, comenzó un camino que lo llevó a ganar competencias de fuerza, aunque su mayor inspiración fueron las revistas dedicadas al acondicionamiento físico, por lo que decidió fundar la propia.

Con ayuda de su hermano Ben, Weider se abrió brecha en un mundo que consideraba que el desarrollo muscular era un asunto de vanidad más que de salud incluso entre deportistas. Joe estaba decidido a buscar el cuerpo humano perfecto, aquel que no solo luciera bien sino que fuera saludable, y ya instalado en Nueva York, en los años 30, fundó su primera revista de acondicionamiento, que libró muchas batallas para posicionarse en un mercado dominado por otros y que no parecía ofrecer oportunidades de crecimiento.

Sin embargo, los métodos de entrenamiento creados por Weider y su visión de la alimentación para deportistas conquistaron adeptos. Fue así como ganó el apoyo y reconocimiento de los fisicoculturistas más importantes de su tiempo, que obtuvieron el título de Mister Universo bajo su tutela a pesar de los intentos de boicot por parte de sus competidores comerciales.

Y esa ambición por superar los obstáculos e ir más allá lo llevó, ya instalado en Los Ángeles, California, en los 60, a crear la Federación Internacional de Fisicoculturismo y el concurso Mister Olympia, el más prestigiado de este deporte hasta la actualidad, cuya máximo exponente es el de sobra conocido Arnold Schwarzenegger, también pupilo de Weider.

Aunque Joe no vio cristalizado uno de sus mayores anhelos, el fisicoculturismo como deporte olímpico, sí fue testigo de que algunas de sus predicciones se convirtieran en realidad, como la proliferación de gimnasios en el mundo y la aceptación de las pesas como parte del entrenamiento integral de cualquier atleta, además de que, hoy más que nunca, es válida su afirmación de que, ante nuestro nocivo y estresante estilo de vida, el ejercicio y la correcta alimentación no solo son la opción para tener una buena figura, sino el camino para la salud física, mental y espiritual.Calum Von Moger “Unbroken”: documental sobre fisicoculturismo

Autor