“You’ll never walk alone”: la historia del himno del Liverpool

Los fans del grupo de rock progresivo Pink Floyd seguro ubican su tema “Fearless”, incluido en el disco Meddle, de 1971. Y seguramente recuerdan que, al inicio y al final de esa melodía, entre los acordes de estos músicos ingleses, puede escucharse a coro la interpretación de la canción “You’ll never walk alone”, compuesta por Richard Rodgers y Oscar Hammerstein, que formó parte de Carousel, musical de Broadway de 1945.

Quienes además de seguidores de Pink Floyd son futboleros probablemente sabrán que ese coro en “Fearless” es una grabación realizada en el estadio de Anfield, casa del equipo inglés Liverpool, mientras sus fanáticos entonaban el himno de los Reds.

¿Cómo se dio esa curiosa combinación entre rock y futbol? Para saberlo debemos remontarnos a 1963, cuando “You’ll never walk alone” se convirtió en un éxito en Inglaterra, pero en la versión de Gerry and The Pacemakers, grupo de rock de Liverpool. ¿Y cómo fue que una canción de los años 40 retomada por el pop británico de los 60 terminó siendo himno del club de futbol? Gerry Marsden, vocalista de la agrupación y amigo del entonces director técnico de los Reds, Bill Shankly, le mostró a este una grabación del que sería su siguiente sencillo. Al entrenador le encantó el tema, por lo que los reporteros que cubrían al Liverpool empezaron a rumorar que el conjunto lo adoptaría como canción oficial. Muhammad Ali y los Beatles: la musica del deporte

Fue así que en el sonido local de Anfield, para apoyar a sus futbolistas antes de cada partido, comenzó a tocarse la melodía, misma que fue adoptada por los aficionados, que la cantaban al unísono y siguen haciéndolo hasta nuestros días. Tan grandes resultaron su aceptación y arraigo que incluso el conjunto rojo, con motivo de su centenario, en 1992, incorporó la frase You’ll never walk alone a su escudo.

Es entendible por qué esta canción tocó tan profundamente el corazón de los aficionados rojos: se trata de una balada de rocanrol cuya letra habla de esperanza, de seguir adelante a pesar de las adversidades, pues esa ilusión es la perfecta compañía para nunca caminar solo en pos de nuestra meta. Y podemos imaginar esa esperanza renovada tanto en la vida personal como en la de un equipo de futbol que busca jugada a jugada, partido a partido, temporada tras temporada la gloria de la victoria pese a las derrotas, las malas rachas, las oportunidades perdidas.

Pink Floyd incluyó “You’ll never walk alone” en “Fearless” porque dos de sus integrantes, el tecladista Richard Wright y el baterista Nick Mason, eran seguidores de los Reds, en tanto que el guitarrista David Gilmour y el bajista Roger Waters apoyaban al Arsenal. Incluso se ha dicho que el grupo formó su propio conjunto, el Pink Floyd Football Team. Asimismo, en su canción “Money”, del legendario álbum The dark side of the moon (1973), se menciona a un equipo de futbol como una de las cosas que con mucho dinero se pueden comprar.

Autor