Las lesiones deportivas más comunes: causas y consecuencias de lastimarse

El ejercicio es bueno para la salud, pero algunas veces el deportista se puede lastimar cuando se ejercita a causa de falta de calentamiento o estirar los músculos. Entonces, ¿cuáles son las lesiones deportivas más comunes?

¿Qué son las lesiones deportivas?

Las lesiones deportivas ocurren durante la práctica de una competición o de un entrenamiento a causa de que siempre, en cada jornada, el atleta pone en riesgo a su cuerpo para exigirle más. Es debido a eso que aparecen las lesiones causadas por el esfuerzo y el uso excesivo.

Las lesiones deportivas más comunes varían en función de los grupos de edad, no es lo mismo un deportista profesional que los niños de cinco años en adelante. Estos suelen lastimarse más jugando en los parques, o en las piscinas o en los trampolines que realizando deporte. Por lo tanto, hay que tener en cuenta que existe un riesgo asociado a la hora de hacer deporte.

 

Las lesiones deportivas más comunes: distintas formas de lastimarse

Tanto los deportistas profesionales como los jóvenes están en riesgo de sufrir una lesión, quizás por no moderar el ritmo de entrenamiento o por presión interna o por sobrecarga de querer mejorar. Si bien hay distintos tipos de lesiones deportivas, le puede ocurrir a cualquiera.

Años tras años las personas comienzan con un nuevo programa de actividad física o intentan aumentar la intensidad de su rutina de entrenamiento con el fin de ser mejores. Sin embargo, es cuando aparecen las lesiones deportivas más comunes     y es posible que la persona sea más propensa a padecerlas si sufre de ciertas enfermedades o por una cuestión de edad, porque cuando el ser humano envejece, es fundamental modificar la rutina o las consecuencias las sufrirá el cuerpo. A continuación, enumeramos algunos de los errores al entrenar:

·         Mala planificación: esto ocurre cuando se intenta hacer actividad física demasiado rápido. Es decir, se piensa que avanzar demasiado rápido es sinónimo de mejora más pronta. Sin embargo, hacer ejercicio durante mucho tiempo o, simplemente, practicar mucho un tipo de actividad puede distender los músculos y causar una lesión por sobrecarga.

·         Mala ejecución de la técnica: no se toma conciencia de que cada ejercicio tiene una técnica adecuada y probada para realizarlo. Ejecutar mal una serie puede traer repercusiones en el cuerpo como someter a ciertos músculos a un exceso de tensión y causar una lesión por sobrecarga.

·         No respetar los plazos de recuperación: ya sea por ansiedad o por mal diagnóstico médico, se intenta regresar antes al entrenamiento pensando que la recuperación está completa. Sin embargo, la persona no está al 100 % de su fuerza o no posee el movimiento o la flexibilidad o el equilibrio que poseía antes de lesionarse.

Lesiones deportivas más comunes: consecuencias de una mala práctica

Los deportistas a lo largo de su carrera sufren infinidad de lesiones, entre ellas, se encuentran los tipos de lesiones agudas y las lesiones crónicas. Las primeras se desarrollan cuando el atleta está practicando un deporte o haciendo ejercicio de su rutina. La segunda ocurre después de practicar un deporte o hacer ejercicio por mucho tiempo.

A continuación, presentamos una lista de las lesiones deportivas más comunes:

·         Lesiones del tendón de Aquiles: este es el tendón más grande del cuerpo y la tendinitis es una de las lesiones deportivas más comunes en esta zona.

·         Fractura y lesiones óseas: una fuerza repentina aplicada a un hueso lo rompe ya sea por un mal movimiento o una mala caída o un salto erróneo provocando la fractura. A su vez, las lesiones óseas son provocadas por la sobrecarga que puede inflamar el periostio y terminar en rotura. 

·         Tendinopatía patelar: ocurre cuando hay una lesión o una inflamación en el tejido que conecta la rótula y los músculos de los muslos con la tibia.

·         Lesiones del manguito rotador: las lesiones en esta área son comunes cuando se repiten las mismas acciones muchas veces.

·         Estrés tibial anterior: ocurre cuando los músculos y tendones alrededor de su tibia se inflaman. El dolor suele desaparecer con el descanso. 

·         Esguince: puede ser por un estiramiento o desgarro de un ligamento cerca de una articulación o en la rodilla o en el tobillo o en la muñeca. Estos ocurren por caídas o por un movimiento de torsión.

·         Codo de tenista: la mayoría de los deportistas que lo padecen son los jugadores de tenis y los golfistas. Se debe a un dolor en la parte externa de su codo y es causado por la inflamación en los tendones.

·         Sinovitis: sucede porque el líquido sinovial reduce la fricción entre los cartílagos y otros tejidos en las articulaciones para lubricarlas y amortiguarlas durante el movimiento. Sin embargo, el problema sucede cuando la membrana sufre un proceso de inflamación debido a un traumatismo.

·         Bursitis: esto sucede porque se inflama debido a traumatismos o a movimientos repetitivos que se dan en algunos deportes o entrenamientos. El dolor en la zona de la articulación afectada al presionar sobre ella o bien al moverla es el síntoma más común para detectarla.

·         Dolor lumbar: son a causa de sobrecargas o a una mala condición física o también una postura inadecuada.

Cuando las personas sufren las lesiones deportivas más comunes es importante frenar la actividad física porque al continuar se puede agravar aún más la zona afectada. Se recomienda acudir a un centro de atención sanitaria para mitigar el dolor, reducir la inflamación y recibir la atención médica necesaria.