Sexo, viagra y deporte

Sexo, viagra y deporte

La idea de que practicar sexo altera o beneficia el rendimiento en el deporte tiene su complejidad debido a que la investigación en este campo tiene múltiples variables que condicionan la propia relación entre deporte y sexo (pareja, duración, esfuerzo realizado, implicaciones emocionales y un largo etcétera).

Sobre los efectos positivos del sexo que se ven en el rendimiento al practicar deporte podemos distinguir, por un lado, en el plano psicológico, y, por el otro, en el aspecto físico, tanto en deportistas masculinos como femeninos. Además, podemos agregar que, en el plano deportivo, el sexo favorece la producción de testosterona, hormona muy ligada a la fuerza y a la potencia muscular. En el caso de los hombres, tras la eyaculación, se produce un descenso momentáneo de la testosterona, pero sus niveles normales se recuperan rápidamente. En las mujeres, el aumento de testosterona no implica ninguna bajada, por lo que los efectos en la cantidad de esta hormona son muchos más notorios. Las descargas de placer aumentan la liberación de oxitocina y endorfinas, sustancias que disminuyen significativamente la sensación de dolor. Por esta razón, la práctica de sexo se puede considerar como un analgésico natural que ayuda a aliviar dolores musculares y/o articulares.

Uno de los secretos del éxito en el deporte es tener una mente totalmente concentrada en el objetivo propuesto. En este aspecto, practicar sexo también tiene mucho que decir: el sexo aumenta la segregación de serotonina (hormona encargada del bienestar y del placer) y hace que baje el nivel de cortisol en sangre, la hormona responsable del estrés. Todo ello puede facilitar acudir a la competición con menos ansiedad. Acciones como dormir mejor y lograr un correcto descanso se pueden beneficiar con la práctica del sexo en la jornada previa de un evento deportivo. Así, se afrontaría la prueba en cuestión con mejores garantías.

Sin embargo, vale aclarar que una abstinencia prolongada al sexo puede producir estados depresivos en la persona, así como frustración y estrés. Es decir, prohibir el sexo puede ocasionar los efectos contrarios que los deseados: un peor rendimiento.

En los efectos negativos, encontramos que muchos deportistas de élite siguen también una serie de rutinas muy marcadas en los instantes, días o semanas previas a una competición. En este caso, si el sexo precompetición no se incluye en estas rutinas, puede estar desaconsejado también en la previa. El motivo es que, desde el punto de vista de la preparación psicológica, el deportista tiende a prejuzgar su rendimiento según estas prácticas habituales que realiza. Un atleta puede ver su rendimiento perjudicado por haber hecho una acción que no era habitual en él, una práctica ajena a su rutina y no obtener los resultados que busca en el deporte que practica.

¿Es un buen combo: sexo, viagra y deporte?

Entre los pros y los contras mencionados anteriormente, hay muchos atletas que afrontan semana a semana grandes presiones para rendir de la mejor manera posible en el deporte que practican. Ciertamente, el sexo implica una actividad física, pero también se obtiene relajación que es necesaria para combatir la ansiedad antes de la gran competencia. A su vez, si le agregamos una dosis de viagra para recuperación muscular y mayor satisfacción sexual, el combo es doble.

Sin embargo, vale aclarar que lo que se produce es relajación, pero no es falta de fuerza muscular y, por supuesto en ese estado de relajación, de manera provisional no se tienen las mejores condiciones para un ejercicio físico. Ese estado de relajación dura tres horas; después de ese tiempo, la actividad muscular, es decir, la producción de energía para hacer ejercicio físico exhaustivo es exactamente igual que en cualquier otro momento del día.

Hay que tener en cuenta que la actividad sexual no implica un verdadero desgaste para el organismo. Eventualmente, en ese estado que se alcanza durante el orgasmo hay liberación de oxitocina, lo cual produce relajación: no hay agotamiento, no se pierde tanta energía. Vale aclarar que un hombre en promedio durante el sexo lo que quema son 4.2 kilocalorías por minuto. En cambio, en una mujer en promedio 3.2 kilocalorías por minuto durante el sexo. En ambos casos no representa un exceso para atletas de élite que compiten en los mejores campeonatos del mundo y no perjudican en su rendimiento en el deporte.

Autor

1
Cristiano Ronaldo, Mbappe, Haaland, El triangulo del dinero qatari Literatura para corredores: un cuento de Mónica Lavín

1 comentario

Rubí Hernández López

Excelente, interesante e informativo el artículo, felicidades a la persona que lo escribió…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *